Temprano sindicalismo: “El lobo hace huelga”.

1

Título: El lobo hace huelga

Título original: Arrète de bouder

Autor del texto: Christophe Pernaudet.

Autor de las ilustraciones: Sébastien Chebret.

Editorial: Juventud.

Precio: 16€.

Resumen: los tres cerditos (Kif-Kif, Paf-Paf y Cus-Cus) están construyendo sus casas cuando aparece, muy nerviosa, la cabra, contándoles que el lobo ¡ha decidido hacer huelga!

“Cuando ya estaba lista para acabar devorada por el animal”, cuenta la cabra, “ni rastro del lobo”.

Caperucita, que también esperaba por él, ha ido a recordarle al lobo sus obligaciones (por ejemplo, asaltarla a ella y a su abuela), y él le pidió a Caperucita que circulara la información: que estaba harto de hacer de malo siempre. Seguir leyendo

Aviso para pequeños: “¡Que llega el lobo!”

quellegaellobo

Título: ¡Que llega el lobo!

Título original: Par la fenetre.

Traducción: P. Rozarena.

Autor del texto e ilustraciones: Émile Jadoul.

Editorial: Edelvives.

Precio: 10€

Resumen: “un día en su casa, Gran Ciervo mira por la ventana” (“par la fenetre” en la versión original, que sería el título). Ve llegar corriendo al conejo, que le pide que le abra, “que llega el lobo…”.

Y el Gran Ciervo le abre, y se abrazan, y se ponen a mirar por la ventana.

Poco después ven venir corriendo al cerdo, que también avisa que llega el lobo. Seguir leyendo

Clásico pero original: Los 7 cabritillos

los7cabritillos

Título: Los 7 cabritillos.

Título original en gallego: Os sete cabritos.

Autor del texto: adapatación de Xosé Ballesteros a partir del texto de W. e J. Grimm.

Autoras de las ilustraciones: Sofía F. Rodríguez, Ana Míguez.

Editorial: Kalandraka.

Precio: 14€.

Resumen: Mamá Cabra va a ir al mercado y para ello tiene que dejar solos a sus siete cabritillos, aleccionándoles que no abran la puerta a nadie. Pero el lobo escucha detrás de los árboles y se le ocurra una treta.

En cuanto ve que los cabritillos se quedan solos llama a la puerta, diciéndoles que es la mamá, que se ha olvidado la cartera. Pero los cabritillos no le abren porque el pequeño se percata que ésa voz tan ronca no es la voz de su mamá. Seguir leyendo