Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes

1

Título: Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes

Título original: Good Night Stories for Rebel Girls.

Traducción: Ariadna Molinari Tato.

Autoras del texto: Elena Favilli y Francesca Cavallo.

Autoras de las ilustraciones: son tantas que no las enumero, aparecen al final del libro.

Editorial: Planeta.

Precio: 18€, en version e-book 9€.

Resumen: cien historias, cien biografrías, cien mujeres. Mujeres reales, se entiende.

Colocadas por riguroso orden alfabético, la historia de cada una de ellas es relatada como en un cuento. Partiendo de un hecho aleatorio, de una anécdota, resumen con acierto la vida de cada una de esas mujeres. Al final del texto (breve), fechas de nacimiento y muerte (si la hay), y un retrato hecho por una mujer también. Las ilustraciones están dibujadas por mujeres diferentes, así que cada una lleva su impronta. Seguir leyendo

Anuncios

Días de hijo

1

Título: Días de hijo.

Título original: Sohntage.

Traducción: Eduardo Martínez.

Autor del texto y las ilustraciones: Philip Waechter.

Editorial: Lóguez.

Precio: 12€.

Resumen y opinión personal: “Días de hijo” fue el primer regalo por el Día del Padre que le hice a mi marido, junto con “Mi papá es el mejor”. Este último fue concebido (en mi mente) para que lo leyera con Rafa. Pero el libro que nos ocupa es para adultos. Viene a ser como una tira cómica pero de sólo un dibujo respecto a lo que supone ser padre primerizo (y quiero creer que de un padre no muy joven). Seguir leyendo

Abecedarios, alfabetización y punto de cruz.

6

En mi familia materna siempre se ha hecho punto de cruz. Es una forma de bordado que predominaba frente a otras, y recuerdo a mis tías y a mi abuela (todas miopes y por lo tanto con agudeza visual cercana) charlando sin mirarse, atentas a su labor y a la aguja.

Mi madre, por el contrario, se dedicaba a algo más “útil”: tejernos jerseys. Hasta mis 10 años a mis hermanos (12 y 4 años, respectivamente) y a mí nos vestían las obras de mi madre (casi no existían los grandes almacenes, la ropa de pequeños se compraba en tiendas particulares o mercerías y salían bastante caras), quien de repente se cansó de tejer mientras veía la tele y cambió el soniquete de las agujas de calceta por trozos enormes de tela panamá (la más fácil para el punto de cruz, a mi entender), hilos de DMC, tijeras pequeñas y costurero.

Dejó de hacer algo “útil” y comenzó a hacer algo bello. Seguir leyendo

Libros para “chiquitines”

1

Cuando el niño es muy pequeño (un añito), ¿qué tipo de cuento es apropiado para él? Ya camina y tiene “superadas” las texturas (así que libros que se basen exclusivamente en pasar el dedo por encima, o ser chupados, ya no le son suficientes).

Los libros-sonido pueden ser una grata opción. Timún Mas tiene varios publicados: las ilustraciones son graciosas y el sonido es francamente bueno.

Seguir leyendo

Por qué nos gusta Harry Potter

1

Y aquí estamos, un par de meses después, y ya con los 7 libros de Harry Potter (gracias, Elena; gracias, Luis). Yo también he sucumbido. Me he enganchado, me he emocionado, he quedado prendada de toda la colección (y eso que tenía la suerte de ir leyendo uno tras otro sin esperar un año, como tuvieron que hacer los lectores en su momento), y entiendo y comparto que sean los libros más vendidos y leídos de la Historia.

¿Cuál es el secreto de “Harry Potter”? ¿Qué incita a tantos niños a leer unos libros que no son fáciles (largos, muy largos; oscuros, tenebrosos), bien redactado, con un mundo propio alejado, a priori, del mundo actual?.  Seguir leyendo

Descubriendo a Harry Potter

1

Yo nunca había leído a Harry Potter. Su publicación y posterior boom me pilló algo mayor, exactamente con 20 años, y encima cursando literatura en Filología (tenía suficientes obras que leer). Así que no, nunca lo leí.

Por supuesto, como no vivo ajena al mundo, sabía lo básico de la historia, o más o menos: Harry Potter es un niño mago, huérfano, va a un colegio de magia, tiene dos amigos inseparables (una chica, un niño pelirrojo), tiene enemigos, la saga dura bastantes años, van montados en escoba alguna vez, y ha sido un éxito mundial.

Todo el mundo me decía que eran grandes libros; siempre tuve intención de leer alguno cuando alguien me lo prestara, pero eso no ocurrió nunca. Fueron pasando los años y yo seguía sin leer a Harry Potter.

Me fascinaba, eso sí, la historia que había detrás del libro: la joven mamá pobre, divorciada, sin trabajo, que tiene la fuerza de voluntad de escribirlo mientras su bebé duerme, justo cuando sufre una depresión (un libro, además, con un micromundo particular, lo que llevaría más tiempo y tesón); la chica que era tan pobre que ni pudo fotocopiar el manuscrito, y lo volvió a escribir; la mujer que lo siguió enviando a editoriales, sin cejar en su empeño a pesar de los rechazos (de hecho, J.K. Rowling es todo un ejemplo de perseverancia y confianza en su obra, al seguir apostando por ella). Seguir leyendo

Cuando Hitler robó a la madre de Judith Kerr.

 

CuandoHitler.png

“Cuando Hitler robó el conejo rosa” llegó a mi casa de la mano de Alfaguara, a través de una colección llamada Biblioteca Juvenil, que cada semana iba publicando un libro.

El libro que tocaba ese martes era, pues, éste, y al abrirlo y ver que la protagonista, Anna (alter ego de la escritora) tenía exactamente mi edad, y se disponía a pasar una tarde lluviosa muy parecida a la mía (ella dibujando, yo leyendo), supe que se iba a convertir en uno de esos libros favoritos.

Y se convirtió.

“Cuando Hitler…” es un libro totalmente autobiográfico de Judith Kerr, que simplemente eligió otros nombres por una especie de pudor. Anna es ella, así como Max es su hermano Michael, y sus padres son Papá y Mamá. Seguir leyendo