Cuando Hitler robó a la madre de Judith Kerr.

 

CuandoHitler.png

“Cuando Hitler robó el conejo rosa” llegó a mi casa de la mano de Alfaguara, a través de una colección llamada Biblioteca Juvenil, que cada semana iba publicando un libro.

El libro que tocaba ese martes era, pues, éste, y al abrirlo y ver que la protagonista, Anna (alter ego de la escritora) tenía exactamente mi edad, y se disponía a pasar una tarde lluviosa muy parecida a la mía (ella dibujando, yo leyendo), supe que se iba a convertir en uno de esos libros favoritos.

Y se convirtió.

“Cuando Hitler…” es un libro totalmente autobiográfico de Judith Kerr, que simplemente eligió otros nombres por una especie de pudor. Anna es ella, así como Max es su hermano Michael, y sus padres son Papá y Mamá. Seguir leyendo

Anuncios

Paseo por la nostalgia: Enyd Blyton

enydblytonmujeresenlahistoria

Con la reedición a través de RBA, por entregas, de “Las Aventuras de los Cinco”, la escritora infantil más prolífica de toda la historia vuelve a estar en la palestra.

Enyd Bliton escribió 762 novelas infantiles, lo que según la Wikipedia vienen a ser 16 al año. Sus detractores señalarán que, con su calidad literaria (baja), tal gesta era fácil. Pero no le quitemos mérito a Enyd. Escribir, aunque sea mal, es difícil. No le neguemos su capacidad de trabajo y sobre todo el mérito de haber introducido el gusto de leer a tantos niños. Seguir leyendo

Fortún y su revolución

elenafortun

La serie literaria infantil de Celia, escrita por Elena Fortún (seudónimo de Encarna Aragoneses), vio la luz en 1934 como tal, gracias a que el director de la antigua editorial Aguilar decidió incluir una sección infantil en su catálogo. Nacía así “Celia y su mundo”, recopilación con sentido de los relatos que desde 1929 las revistas juveniles Blanco y Negro y Gente Menuda habían publicado. Seguir leyendo

Pequeño repaso por Eric Carlé

ericcarle

A través de la obra de Eric Carlé, si nos paseamos por sus cuentos más significativos o al menos los que más éxito han cosechado, encontramos un punto común, un leit motiv, un estilo propio. No me refiero sólo a las ilustraciones (características: técnica de collage, con papeles pintados a mano por él mismo que luego recorta y superpone), sino a algo más intrínseco, más interno, más significativo.

Carlé habla de la Naturaleza. No sólo porque sus protagonistas sean animales, sino porque la acción se suele desarrollar en un ciclo vital;  a veces una semana, como es el caso de La Oruga Glotona, generalmente en un día (El grillo silencioso; La luciérnaga solitaria; La araña hacendosa; Diez patitos de goma). Porque la Naturaleza es cíclica. Seguir leyendo