Dragones de llamas abrazadoras

1Título: Dragones de llamas abrazadoras

Autora del texto y las ilustraciones: Nuria Díez Crespo.

Editorial: Ardilla Ediciones.

Precio: 14€.

Al adquirir el cuento, se colabora, con un 10%, en la asociación ASPASI (asociación dedicada a la prevención del abuso sexual en la infancia https://aspasi.org/).

Resumen y opinión personal: “Los dragones salen de su dragonera”, reza el periódico que un dragón, en la contraportada, agita desde un globo.

Y lo hacen en 17 poemas. El primero de ellos, “Cada uno a su manera”, abre el poemario advirtiéndonos de lo que vamos a leer: poemas sobre dragones (personas), con sus cualidades y defectos.

3

Así, nos encontraos con una dragona jardinera, con otra que es poeta (“con sus versos, sus reversos, sus adversos, sus inversos, sus diversos, sus dispersos… forma todo su universo”), con un dragón cotilla (que tiene curiosidad por el mundo, y amor por la belleza, y miedo por estropearla), otro que tiene muy buenas ideas (alabanza a la creatividad), uno mago, otro lector, uno despistado (muy, muy gracioso el poema)…

Pero también nos habla no sólo de seres, sino también de “estares”. Hay versos dedicados a estados de ánimo, como “El dragón está triste”, en el que la sensibilidad de la ilustración acompaña las palabras, que defienden el llanto, la expiación.

O el terrorífico “Qué miedo”, en el que la colocación de los versos consigue (no sólo por el dibujo) aterrar de verdad… de un modo inteligente, maduro, sencillo, empezamos sintiendo miedo a un monstruo… aunque en realidad tenemos miedo a estar solos.

6

Y para versos inteligentes, el creativo “Los dragones en el cole”, que nos traslada a los días de colegio, a las tardes eternas, a los minutos previos a salir. Aquí los juegos de palabra (habrá que explicárselos al niño lector) nos dejan entrever una mayor madurez en los versos.

También paseamos por acciones y juegos: “Jugando al escondite” o “Llega la primavera”.

Y, con el más crítico “¡Qué dragona tan mona!”, ahondamos (con la palabra y la ilustración) en la necesidad de huir de lo superficial.

Con “¿Fin?”, la autora nos recuerda que, con tesón, podemos hacer lo que queramos… como hizo ella (utiliza un recurso muy nostálgico para ello: como si de una pared de recuerdos se tratase, con papel pintado detrás, los bocetos de sus dragones aparecen enmarcados. Son el resumen de una vida de intentos, pero también de recuerdos).

Opinión personal: “Dragones de llamas abrazadoras” parece muy sencillo. Es poesía sencilla, amena, rápida, con ritmo.

Pero no es tan sencilla. A medida que avanzamos por sus páginas, vamos ahodando en su profundidad.

Para empezar, la autora ha creado un microcosmos, un mundo aparte, de dragones. Se parecen a los humanos (tienen sentimientos, como ellos), pero celebran la Navidad (o el año Nuevo) de otro modo: volviendo a nacer (bella metáfora).

Cada poesía tiene que ver con lo que cuenta. La forma se adapta al fondo. Así, si leemos “ ¡Qué miedo!” en voz alta, con esa mezcla de verso larga con verso híper corto, como un hachazo, sentimos la urgencia del momento, el pálpito del terror.

9

Llega la primavera”, por el contrario, tiene forma de canción, como lo que relata: una fiesta, un San Juan particular que tienen los dragones.

Qué dragona tan mona”, a su vez, está plagada de versos furiosos, agolpados, que desembocan en una traca final: la liberación de la dragona.

Así, nos encontramos ante un poemario que a los niños les gusta mucho (he hecho la prueba), un poemario extremadamente musical… pero también emotivo, muy apto para el adulto.

Las ilustraciones son una delicia.

8

Recursos didácticos:

  • Dragones: ¿por qué dragones? ¿Le gustan al niño los dragones? ¿Por qué le gustan? ¿Porque vuelan, porque se parecen algo a los cocodrilos, porque son grandes y tiernos…?

  • Feminismo: ¿qué le pasa a la dragona “mona”? ¿Por qué se habla siempre de la belleza de las dragonas (mujeres), y no de los dragones? ¿Es muy importante ser guapa?

  • Empatía: en “¡Qué miedo!”, ¿de qué tiene miedo el niño? ¿Y el dragón? ¿Tiene miedo a la soledad? ¿Se pueden hacer amigos el niño y el dragón, aunque sean diferentes?

  • Sentimientos: miedo. ¿Qué hace la “Dragona dulces sueños”? ¿Por qué sentimos más miedos por la noche? ¿Le pasa al niño? ¿Soñar es bueno?

  • Conocimiento interno del niño: ¿qué dragón le gusta más? ¿La jardinera, la poeta, el lector, la deportista, el despistado? ¿Con cuál se siente más identificado?

7

  • Sentimientos: tristeza. ¿Por qué está triste el dragón? ¿Es bueno llorar?

  • Observación: fijémonos en la ilustración del cole. Señalarle al niño los detalles: qué hora marca el reloj; qué hace el niño en la papelera, de pie.

  • Ilustraciones: cuál le gusta más al niño y porqué.

  • Ilustraciones: señalar la sombra que se ve en ¡Qué miedo!

  • Ilustraciones: fijarnos en los dragones en el cole, qué hacen.

  • Título: juego de palabras. ¿Qué quiere decir?

Edades: a partir de 4 años.

10

Anuncios

Un comentario en “Dragones de llamas abrazadoras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s