Fomento de la lectura. MÚSICA

1

Ya hemos explicado en este blog qué son los bebécuentos (ver aquí); la gran mayoría son musicales, y al inicio de cada uno de ellos siempre señalan que cuentan a través de la palabra y de la música.

¿Ayuda la música a que el cuento “entre” mejor? ¿Es un simple acompañamiento?

La música tiene su propio lenguaje, lo que quiere decir que comunica. Es una comunicación, además, más intuitiva. Así, que un cuento venga acompañado de música ayuda; pero si además, se utiliza la música para contar, en determinadas partes de la trama, la unión será completa: la música fomentará la lectura pero también viceversa.

Hace unos meses estuvimos en un cuentacuentos (para niños a partir de 3 años) en el que se contaba el cuento con ayuda de música. Era Caperucita Roja, y Sara, de la Escuela de Música Tempo, en determinadas partes de la trama, utilizaba sonidos para que los niños participasen y teatralizasen la historia, contándola también.

Así, sus pisadas fuertes eran las del lobo. Con castañuelas imitaban el sonido de golpear a la puerta de casa de la abuela. Con tambores escenificaron un rifi-rafe entre el leñador y el lobo. Y en ese rifi-rafe, en ese final, hubo cierto ritmo. Hubo música.

Es decir, que se utilizó el cuento como instrumento para fomentar en los niños la música.

Pero la cuestión es que también fue al revés. Que un niño poco acostumbrado a escuchar un cuento presta más atención, gracias a la música y a su participación.

Otro ejemplo de esto puede ser el cuento La Ilusión, del músico Alfredo Morán. El autor lo había escrito cuando nació su hijo Daniel, al que también le compuso una canción. La historia le pareció buena para definir, comentar y explicar los diversos estilos de música, de un modo lúdico, a niños pequeños.

Dani, el protagonista, es un niño que se percata de un árbol que está triste, porque “no puede moverse de donde está”. El niño crea un barco, La Ilusión, a partir de ese árbol, y como el árbol es el mástil, le llama Masti.

Juntos viajan para cumplir el sueño de Mas ti; surcan los mares, arrivan a islas (Reino de la Bossa; País del Funky; Lago del Vals, Isla del Swing, Isla del Latin) en las que les tocan los diversos estilos (las letras de las canciones, además, son didácticas en el sentido de que explican el ritmo que ha de llevar cada estilo musical). Al final, regresan (no sin antes pasar un clímax, la Tormenta del Ruido… pareciéndose así el disco que acompaña al cuento un cuento en sí mismo, con su tormenta y su final, La Calma).

Alfredo Morán (que siempre especifica que él no es escritor, sino músico), concibió el cuento (didáctico-musical)como un medio para que sus lectores llegaran a la música. Pero insisto que también se puede ver desde el otro lado: que niños apasionados de ella pueden llegar a la lectura a través de esta bella historia. La lírica de las canciones, además (sobre todo “Canción de la Ilusión”, que es un cuento), es muy bella.

Cuando conté el Kamishibai “Ojo, Oso” en el cole de mi hijo (ver aquí) utilicé esos recursos para que los niños me hicieran más caso. No hice sino apropiarme del estilo de Goli Goli Teatro. Hace poco estuvimos en un Kamishibai en el que, para contarnos el cuento de porqué el Pavo Real no tiene un bello cacareo, sino un soso graznido, repartió instrumentos musicales entre los pequeños oyentes, para que fueran ellos quienes “contaran” y “cantaran” el clímax final.

9

Otro cuento que aúna lectura y música (y dibujo) es Pictocuentos, de la Editorial Bruño. Cada cuento mezcla palabras con imágenes, y los niños van “leyendo” gracias a los dibujos. Cada cuento, además, es una canción: El dragón Pastelero, El hada Mimada, El pirata Carapatata, El fantasma Gedeón, La momia Antonia, La bruja Maruja, Tapa y Tapón, El mago Vago, Lupe con su Lupa, El vecino Ceferino, El marciano Mariano, Un pirata muy barbudo.

10

Y, para finalizar, la editorial OQO acaba de sacar “Cuentos en cantos”, un libro-disco con ilustraciones de sus cuentos (Camuñas, Cocorico, La mejor sopa del mundo…), y una canción por cada cuento (13). La excusa ideal para que al niño, después de escuchar el disco y ver las ilustraciones, le entren ganas de leerlos todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s