El pequeño Saúl

1Título: El pequeño Saúl

Título original: Small Saul

Traducción: Roser Rimbau.

Autora del texto y las ilustraciones: Ashley Spires

Editorial: Takatuka.

Precio: 15€.

Resumen: “Al pequeño Saúl (pequeño porque es bajito) le encantaba el mar”.

Desde siempre, desde bebé. Le gustaba tanto que, al hacerse mayor, se quiso hacer marinero.

Pero no pudo por su estatura.

Así que se metió en la Escuela de Piratas (exigían menos requisitos).

3

Allí, en la escuela, vemos que a Saúl se le dan bien ciertas cosas de la piratería (fregar la cubierta, navegar, cantar canciones marineras)… pero otras bastante mal: no era tosco, ni duro, ni interpretaba bien los mapas; tampoco robaba o blandía una espada.

Aún así, sacó el título.

Y cuando parecía que ningún barco le quería… “el calamar oxidado” le dio una oportunidad.

4

Pero los piratas se empezaron a dar cuenta que Saúl no era exactamente como ellos (ilustración de los piratas saqueando a una mujer… y Saúl, después, dándole una planta y una galleta, para compensar).

Saúl se da cuenta de que tiene que demostrar su valía (porque Saúl quiere seguir navegando, recordemos que él es pirata sólo por estar en el mar), y como sabe que a los piratas sólo le importan 3 cosas (barco; hacerse el duro, acumular tesoros), se propone mejorar.

5

Primero adecenta los camarotes… pero los piratas casi le matan.

Después se hace un tatuaje… de un conejito. Sólo consigue la carcajada general.

Y estaba el pobre Saúl pensando cómo conseguir un tesoro (secuencia de imágenes en las que vemos a los piratas haciendo cosas de piratas, y a Saúl cantando, llevándoles tiritas, o cocinando), cuando directamente los demás piratas le tiran por la borda.

Ahí queda el pequeño Saúl, a la deriva encima de un madero, discutiendo con una gaviota.

6

Mientras tanto, en el barco, las cosas empiezan a empeorar. Los camarotes apestan. La comida es insípida. Resbalan por la cubierta.

Y, sobre todo, nadie les pone una tirita.

Así que vuelven a por él (justo a tiempo, que la gaviota le estaba quitando su pañuelo rojo), porque aprecian que el pequeño Saúl, siendo diferente, es algo mejor. No es un pirata como ellos… pero tiene sus cosas buenas. Es un tesoro.

Y se aceptan.

Por fin se encontraba en el lugar que el destino le había reservado: navegando por los siete mares y haciendo de pirata… a su manera”.

7

Opinión Personal: lo mejor de Saúl no es que persiga un sueño… sino que lo modifique, según va viviendo.

Él quería ser marino. Adora el mar desde pequeño. Pero algo irresoluble y ajeno a él (su altura) se lo impide.

Y él no se resigna pero sí lo acepta. Acepta que jamás será marino. Pero se dirige a la opción que le puede ayudar, aún sin ser la idónea.

Y no es la idónea, porque él no es un pirata. Pero aún no siendo esa su ocupación inicial, y aún no dándosele bien… Saúl puede aportar algo en esto.

Y creo que ésa es la lectura que hay que hacer del cuento. No un “persigamos nuestro sueño ante todo” (que también), sino en la importancia de mantenerse como uno mismo, sin avergonzarse (porque Saúl será bajito, y perseverante, pero también asertivo, puesto que su esencia nunca cambia). Todos tenemos algo que aportar. En nuestra diferencia puede estar también nuestra salvación.

8

Es un cuento con ilustraciones divertidas, alegres, detallistas y minuciosas. El tema “pirata” siempre gusta a los pequeños. Y los protagonistas diferentes (bajitos y gafudos, por ejemplo) también. Nos podemos parar con los pequeños en cada ilustración y apreciar los detalles de humor que destilan: las normas de la Escuela de Piratas; el “argh” del diploma que le entregan; las plantas que acompañan al protagonista; la gaviota con el pañuelo rojo… si hasta la contraportada es divertida, alternando ese conejo con una calavera.

Saúl nos gusta porque es como es, no se avergüenza, y logra su sueño (o la adaptación a él) con paciencia y tesón.

Quizás sea éste un buen cuento para practicar la frustración… logrando encaminarla.

9

Recursos didácticos:

  • Empatía: ¿por qué es tan importante para Saúl ser pirata? ¿Le gusta el pirateo o le gusta el mar?

  • Empatía: ¿cómo cree el niño que se sintió Saúl al no poder ser marino?

  • Empatía: ¿cuál es el “defecto” físico de Saúl? ¿Y los “defectos” de carácter?

  • Comprensión: ¿Por qué es diferente el pequeño Saúl? Enumerar.

  • Comprensión, memoria: ¿qué cosas hace el pequeño Saúl para caer bien a los piratas?

  • Observación: ¿qué hace Saúl cuando está pensando en encontrar un tesoro?

  • Empatía: cuando ningún barco elige al Pequeño Saúl… ¿cómo cree que se siente?

    10

  • Comprensión: ¿se portaron bien los piratas? ¿Hizo Saúl bien en perdonarles? ¿El niño hubiera hecho lo mismo, o seguiría enfadado?

  • Ilustraciones: ¿cuál le gusta más?

  • Ilustraciones: ¿qué llevan los piratas?

  • Conocimiento interno del niño: ¿le gustaría ser un pirata? ¿Por qué? ¿Le gusta más el camarote cuando está sucio, o cuando lo arregla Saúl?

  • Conocimiento interno del niño: ¿se atrevería a ser tan diferente como Saúl, y a la vez tan orgulloso?

Edades: a partir de 4 años.

2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s