¿Qué ves?

1

Título: ¿Qué ves?

Título original: Qu`est-ce que tu vais?

Traducción: Patric de San Pedro.

Autor del texto y las ilustraciones: Stéphane Sénégas.

Editorial: Takatuka.

Precio: 15€.

Resumen: A nuestro protagonista, un niño de unos 8 años, le dejan sus padres en “casa” de Tío Horacio. Su casa es un faro, un faro en el fin del mundo, o eso parece puesto que no hay tele, ni bici, “ni nada de nada”, como se queja el niño.

Igual eres tú, jovencito, el que no ve nada”.

4

El niño se aburre mientras tío Horacio está ocupadísimo en el huerto. Las gaviotas le observan.

A la hora de la cena (colores ocres, interior del faro) el tío Horacio le propone ir a pescar cangrejos al día siguiente.

Antes de ir a dormir van a lo más alto del faro (espléndida, espléndida ilustración color naranja), pero el niño sigue sin ver nada.

5

Por la noche no puede dormir, entre otras cosas por los ronquidos del tío Horacio, que en esta escena le vemos con un tatuaje de un pulpo en el brazo.

Al día siguiente el tío Horacio le explica, con plano y todo, cómo van a pescar los cangrejos; lo hace de tal modo que el niño se cree que van a encontrar un tesoro. Y no: lo que encuentran son cangrejos… hasta uno muy grande, Roberto, que no logran cazar nunca.

Luego van al huerto… todo lo que sale de ahí es delicioso. Y es bien duro subirlo todo por la escalera de caracol.

Esa noche hay tempestad… la viven desde lo alto, desde el balcón, salvando y avisando a los barcos.

Parece que la semana se va pasando rápido.

La última vez que suben a lo más alto del todo, el niño le pregunta al tío que si “lo ve”, y él contesta con sorna: “¿por qué? ¿es que hay algo que ver?” (sombras de nubes en el horizonte… que pueden ser cualquier cosa).

Opinión Personal: presuponer que al niño (o al lector, en general) hay que explicárselo todo es el gran error de la literatura moderna. Error en el que este sensitivo cuento de Sénégas no cae.

No parece haber un nudo y un desenlace. Sí hay una presentación (aunque nunca nos lleguen a decir el nombre de quien relata la peripecia, como si de una “Rebecca” se tratase), pero no hay un drama, una anécdota álgida, un momento que lo cambie todo.

El cuento se limita a narrarnos el trascurso de una semana, de 7 días naturales que discurren, que sirven para conocerse, para crear lazos (porque en el aburrimiento inicial del protagonista también hay algo de miedo y timidez, por quedarse con un hombre al que conoce poco). En esos 7 días el niño y el tío se conocen, hacen cosas juntos como cenar, dormir, pescar y cuidar el huerto. Al principio están separados (los ronquidos de él le molestan) para finalizar muy juntos (el niño se acaba despertando porque echa de menos esos ronquidos, y se abraza a su tío). Se han conocido entre ellos.

10

Pero también el pequeño se ha conocido a sí mismo. Sin saber cómo lo que antes le aburría ahora le gusta.

Un pequeño canto a la tranquilidad, a la sencillez, a la vuelta a la Naturaleza, a las raíces, a la infancia (¿no dicen que una de las mejores cosas que podemos hacer por los niños es dejar que se aburran?), a los lazos familiares (los tíos son importantes en nuestras vidas), a salir de casa y de nuestro confort de vez en cuando.

La sucesión de eclécticas imágenes (planos alejados paisajísticos del faro; interiores íntimos con el tío y el sobrino pasando tiempo juntos; tiras que recuerdan al cómic en el momento “pesca”; ilustraciones con cierta perspectiva…) en el que el color juega un papel muy importante, y nada de ello es casual hacen de este “¿Qué ves?” una novedad literaria muy especial.

En estos tiempos en los que se le da tanta importancia al Mindfulness… pues bueno, un poquito de eso hay aquí.

8

Recursos didácticos:

  • Imaginación: ¿qué le habrá pasado al niño? ¿Qué habrá hecho para que le “castiguen” allí? Imaginar situaciones.

  • Comprensión: ¿lo pasa mal el niño al principio? ¿Luego lo pasa bien?

  • Comparación: señalar que al principio no ayuda con el huerto, y luego sí.

  • Conocimiento interno del niño: ¿le gustaría estar en un faro, o en un lugar apartado?

  • Conocimiento interno del niño: ¿se necesita mucha gente para pasarlo bien? ¿Él prefiere estar con mucha gente, o estar con una sola (como el Tío Horacio), pero tranquilamente?

  • Ilustraciones. ¿cuál le ha gustado más? ¿Le gustan las ilustraciones de la pesca del cangrejo, que parecen cómics? ¿La escalera de caracol? ¿El faro, al final, que da un poco de miedo?

  • Conocimiento del mundo: ¿qué es un faro? Explicar. ¿Hay alguno cerca de casa del niño lector? ¿Le gustaría visitar uno? ¿Cómo llegan los alimentos al faro? ¿Es por eso que el Tío Horacio tiene huerto?

  • Empatía: ¿por qué siente el protagonista miedo en la tormenta?

  • Juego: ¿qué vemos nosotros en la ilustración final?

  • Observación: ¿qué cosas le llaman la atención del faro del tío Horacio? Señalar las cosas que pertenecen al mundo marino: literas, comida, aparejos de pesca, tatuaje de Horacio…

Edades: a partir de 6 años.

11

Anuncios

Un comentario en “¿Qué ves?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s