La astucia salva: “Camuñas”

1Título: Camuñas

Autora del texto: Margarita del Mazo.

Autora de las ilustraciones: Charlotte Pardi.

Editorial: OQO Editora

Precio: 14€.

Resumen: Camuñas es un brujo. Un brujo que tiene muy largas las uñas.

Vive en una casucha “al otro lado del bosque, que había al otro lado de la montaña, que se alzaba al otro lado del río, que corría al otro lado del pueblo”.

Es un brujo normal que hace brujerías normales, o sea, cosas asquerosas. Cosas de brujo. Como ir a comer niños las noches de luna llena (y para eso atraviesa el bosque, y sube la montaña, y la baja, y salta el río, y se adentra en el pueblo… todo eso en una preciosa ilustración muy bien orquestada).

En el pueblo hay una niña, Blanca (“astuta como un zorro y lista como un búho”) que está contemplando la luna llena. Y mientras la contempla, Camuñas la contempla a ella.

5

Espera a que se duerma y entra en su habitación. Se acerca a ella poco a poco, y justo cuando se dispone a atravesarle el cuello con una de sus afiladas uñas… Camuña se tira un pedo. Y Blanca, claro, se despierta.

Vaya, el brujo Pirujo”, dice tan campante, para gran ofensa del pobre Camuñas, que no para de enseñarle las uñas para que vea que él es Camuñas, Camuñas, y nadie más que Camuñas.

Pero Blanca no ceja: le señala que ha de ser Pirujo por las siguientes (e incuestionables) razones:

  • Tiene la nariz como una berenjena.
  • Tiene los dientes podridos.
  • Tiene ojos saltones. Y rojos.
  • Tiene 4 pelos.

A estas alturas Camuñas duda de sí mismo, pero lo peor está por llegar.

Blanca le dice que no la puede comer, porque a Pirujo, si come un niño, se le llena el cuerpo de granos.

7

Pirujo, digo, Camuñas, da un lametazo a Blanca, y efectivamente en su lengua aparece un grano.

Soy Pirujo, soy Pirujo”, chilla aterrado, y sale del pueblo, salta el río, sube la montaña, la baja, atraviesa el bosque… y entra en su casa. A por un espejo. Espejo en el que se mira largamente y admite… que sí, que va a ser Pirujo.

Última escena: Blanca haciéndole la manicura a Camuñas. O sea, a Pirujo.

9

Opinión Personal: creí que “Camuñas” sería un cuento de miedo, género que encanta a los niños, pero me encontré con un relato en el que no podíamos parar de reír.

Primero tenemos a un brujo con una pinta fea, sí, no lo neguemos… pero tierna. Camuñas es asqueroso pero a la vez una bola de peluche. Es algo redondo, con pelo, y con uñas largas (puaj), pero tiene algo en su expresión que ya cuando lo conocemos (en su casa sucia y desastrada, haciendo cosas de brujo) nos inspira ternura. Su pantalón a rayas blancas y rojas, de cintura alta, nos recuerdan al grandioso pero dulce Obélix.

Camuñas va a comer niños (está en su Naturaleza, qué va a hacer él), pero se encuentra con una niña que, con una dialéctica brillante, le deja fuera de combate.

Para empezar, en el momento del clímax, en el instante más terrorífico de toda la historia, nuestro monstruo se tira un pedo. ¡Un pedo! ¿Hay algo más risible para un niño? ¿Hay algo que rebaje más el ambiente de miedo que se ha creado?

La actitud de Blanca (una niña especial, que en lugar de estar dormida prefiere contemplar la luna llena) intimida al monstruo. Es rápida, es “astuta”… aunque nos quedará la duda de si Blanca está utilizando la astucia o simplemente, como bien dice en un momento de la conversación, Camuñas es un poco “lelo”.

Al final Blanca consigue que no la coman, sí (como los cuentos de antaño, un poco al estilo de Pulgarcito o El Gato con Botas), pero Camuñas, en lugar de ser un malvado que va a recibir su merecido, es un pobre monstruo que está en un mar de confusión, que duda de sí mismo. A todos nos da pena cuando huye aterrado, en la noche, y busca un espejo que le confirme lo que no quería.

La aceptación final “vaya, soy Pirujo”, y la última ilustración (Blanca limándole las uñas nada menos que en la casa del brujo) está cargada de ironía, pero también de buen humor.

8

Recursos didácticos:

  • Comprensión: ¿cree el niño que Blanca se ha inventado todo eso para convencer a Camuñas y que no la comiera? ¿O es una distracción?

  • Observación: ¿parece Blanca asustada? ¿Y los peluches? ¿Se ha fijado el niño que todos los peluches tienen los ojos muy abiertos, como si estuvieran aterrorizados?

  • Juego: ¿cuántos peluches hay en la habitación de Blanca?

  • Enumeración, memoria: es un cuento muy “a la antigua”, con repeticiones y aliteraciones que hacen más agradable su lectura. “¿Dónde vive Camuñas?”, y que el niño repita “en el bosque al otro lado de la montaña, al otro lado del río, etcétera”. “¿Por qué se llama Camuñas?” (porque no se corta las uñas).

  • Memoria: ¿cuáles eran las características de Pirujo?

  • Ilustración: ¿cuál es la favorita del niño? (la mía, la del primer plano de la cara de Blanca al lado de las uñas de Camuñas; la de mi hijo, Camuñas atravesando el bosque, la montaña, el río…).

  • Observación: ¿qué cosas hay en la casa de Camuñas que son de “brujo”?

  • Comparación: ¿hay muchas diferencias entre la casa de Camuñas y la habitación de Blanca?

  • Conocimiento: ¿por qué “astuta como un zorro”? Explicar.

Edades: a partir de 4 años.

11

Anuncios

Un comentario en “La astucia salva: “Camuñas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s