Perdido y encontrado

1

Título: Perdido y encontrado.

Título original: Lost and Found.

Traducción: Jorge Luján.

Autor del texto y las ilustraciones: Oliver Jeffers.

Editorial: Fondo de Cultura Económica.

Precio: 13€.

Blue Peter Book Award 2006.

Irish Book Award 2006

Resumen: “Había una vez un niño que un día encontró un pingüino a la puerta de su casa”.

El niño no sabe de dónde sale el animal; tampoco porqué le sigue a él.

Pero nota que está triste.

2

El niño piensa que está perdido, así que decide ayudarle a encontrar su camino a casa.

Para ello va a la Oficina de Objetos Perdidos (nada); pregunta a los pájaros (ni caso); a su patito de goma (que se aleja).

El pobre pingüino sigue triste. Y el niño, desanimado. Porque de verdad que él quiere ayudar al pingüino.

9

Así que se esfuerza, se entera dónde viven tales animales, intenta subirle a un barco… y al final él mismo hace una barca, y se mete en ella con el animal, y reman y reman, durante largos días y noches. Mientras tanto, le va contando historias al animal, que escucha muy atento.

Llegan al Polo Sur.

Se despiden.

3

Al volver la vista atrás el niño se dio cuenta de que el pingüino se veía más triste que nunca”.

El niño, al seguir viajando y pensando, se da cuenta de su error.

El animal no estaba perdido, sino que se sentía solo.

Regresa pero no le encuentra (gran, gran imagen).

4

Triste, el niño retomó el camino a casa. ¿A quién le contaría historias ahora? ¿Al viento? ¿A las olas?”.

Pero algo ve a lo lejos.

Se encuentran.

Se abrazan (imposible no emocionarse con esta ilustración).

Regresan juntos a casa.

5

Opinión Personal: entiendo “Perdido y encontrado” como un cuento que habla sobre varias cosas: entre ellas, la amistad. El poder de la amistad (lo que llega a hacer el niño para volver a ver al pingüino, cuando se percata de que le echa de menos y se necesitan); la fuerza de las segundas oportunidades (porque el protagonista, a pesar de su gran corazón, se equivoca la primera vez); lo diferentes que podemos ser las personas pero aún así ser amigos (un niño no se parece a un pingÜino para nada); lo obtusos que podemos ser a veces.

Y, sobre todo, que podemos tener delante de nosotros algo fantástico, y no darnos cuenta.

La estructura, que parte de una sorpresa inicial que jamás se resuelve (un pingÜino llamando a la puerta de un niño, ¿de dónde sale?), continúa con un desarrollo clásico: el niño pregunta hasta a 3 animales si le conocen; llega a una conclusión (ha de regresar a su casa), y le lleva él mismo.

En el proceso, sin saberlo ellos, se hacen amigos: pasan cosas juntos; se crea un lazo afectivo; el niño cuenta y el pingÜino escucha. Se necesitan.

Así, es una vuelta de tuerca al más tópico “polos opuestos que acaban siendo amigos”. Ellos son diferentes (circunstancialmente, sobre todo) pero acaban uniéndose porque se quieren después de pasar tiempo juntos.

6

Recursos didácticos:

  • Conocimiento de la naturaleza: ¿dónde viven los pingüinos? ¿Qué comen? ¿Sabe el niño lo que son los Polos? ¿Qué más animales viven allí? ¿Cómo son los pingüinos?

  • Empatía: ¿por qué el niño intenta ayudar al principio al pingüino? Y al final, ¿por qué necesita y desea su compañía? Amistad.

  • Conocimiento interno del niño: ¿tiene un amigo diferente a él? ¿O le gusta más estar con personas parecidas? ¿Alguna vez se ha sentido tan solo como el pingüino?

  • Observación: ¿en qué ilustración parece que el animal se siente más solo?

Edades: a partir de 4 años.

Os dejo un link para ver un corto que se hizo del cuento: http://www.youtube.com/watch?v=XaGTYl0hZQw

7

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s