Un libro no se gasta por leerlo: “Lleva un libro en la maleta”:

1

Título: Lleva un libro en la maleta

Autora del texto: Virginia Read Escobal.

Autora de las e ilustraciones: Lucía Sforza.

Editorial: Pintar-Pintar.

Precio: 15€.

Premio 2012 a Los Libros Mejor Editados (Tercer Premio).

Resumen: Yaniris es una niña de 12 años que acaba de finalizar el curso escolar en España. Con el comienzo de las vacaciones empieza su viaje a su país natal, República Dominicana, del que salió hace ya tres años. Yaniris rememora, en la biblioteca de su cole español, el cole de Hatillo (su pueblo), en el que la biblioteca estaba vacía pero el patio, al menos, rodeado de flores de camboyán y mangos.5

Yaniris tiene ganas de volver a ver a sus amigos, y recuerda los principios (duros) en España, con un frío al que no estaba acostumbrada, con un colegio tan grande, con tantos niños desconocidos alrededor, entre los que se encontraba diferente.

Y recuerda, pues, lo que descubrió entonces: la lectura. Con la lectura se transportaba. En ella se refugiaba. Gracias a ella, aprendía.

Tres años esperando”. Yaniris piensa en llevar a sus amigos de Hatillo algún regalo, pero no se decide entre bolos, pompas, ropa, chuches… hasta que se da cuenta que lo que ha sido buena para ella también lo será para ellos: un libro.

Voy a llevar un libro en la maleta”.

4

Y discute con su madre, claro, quien es más partidaria de llevar ropa, zapatos… pero Yaniris le enumera las ventajas de los libros: “con los libros viajas, con los libros sueñas, los libros te acompañan, te protegen. No necesitas wifi ni cobertura, vale para muchos niños..”

Un libro no se gasta por leerlo”.

La mamá, convencida, accede a entrar en una librería para que Yaniris escoja uno.

Y vuelan a República Dominicana (preciosa la ilustración en la que Yaniris, dentro del avión, se imagina que cada pasajero lleva un libro… menuda biblioteca).

Después del vuelo, de coche, de carretera, llegan a la casa familiar, donde todo son abrazos y emociones.

3

Al día siguiente a Yaniris la despierta el gallo y la luz que entra a raudales por la habitación sin persianas. Se monta en la camioneta del tío, con su madre y hermano, que también la acompañan, y llegan a la Escuela Básica Hojas Anchas, donde les recibe el director, encantado, y les conduce a la antigua clase de Yaniris.

Yaniris, por el camino, nerviosa, se arrepiente de llevar “sólo un libro”. Entra en la clase y ante la atenta mirada de sus amigos, entrega el libro a la maestra, quien encantada, declara que “ojalá todo el que volviese de visita nos trajese un libro”.

Y eso está hecho. Porque la mamá de Yaniris, su hermano y su padre han traído, también, un libro en su maleta.

Y con esos 4 libros queda inaugurada la Biblioteca de la Escuela Básica de Hojas Secas de Hatillo… la Biblioteca de la Maleta.

Opinión Personal: en este cuento para niños he encontrado la mejor definición y defensa de un libro: “un libro no se gasta por leerlo”. Pocas cosas hay en la vida que tengan tal requisito, tal cualidad. Las cosas intangibles, supongo. Las demás artes (pintura, música). Hete aquí que nos encontramos ante un grande y poderosísimo argumento que enaltece la cultura sobre las cosas materiales.

Leer perdura, no se gasta por más que lo utilices.

2

Y, además, en el cuento no nos encontramos una trama encaminada a explicar (a través de una situación) porqué llevar un libro en la maleta es una buena idea. No. La madre de Yaniris se deja convencer por los argumentos de su hija. Le hace caso porque su alocución la convenció. La fuerza de la palabra. El poder que tiene la pasión cuando defiende algo que le gusta.

El cuento, por otra parte, nos relata con mucha sensibilidad los sentimientos de una niña al empezar otra vida en un país que no es el suyo; el refugio que encuentra ella sola (porque a veces, en la vida, estás solo… no te pueden ayudar tus padres) en los libros, que la consuelan, amparan y enseñan.

Incide, también, en la importancia de la lectura sobre cosas que parecen más “básicas” (calzado, ropa), porque la lectura, de algún modo, también lo es.

El álbum ilustrado es una delicia. No sólo por las ilustraciones (que también), sino por cómo están colocadas. Llenas de colores vivos en un primer plano, contrastan con blanco y negro de los segundos. Se ilustra, también, el pensamiento de la niña (cuando nos relata que encontró la lectura; cuando Yaniris, en el avión, se imagina que hay un libro en cada maleta).

Es un buen libro para que los niños aprecien lo que tienen entre manos. Que no den por hecho nada (ni la lectura); que son afortunados por poder leer, por poder elegir, por poder entrar en una librería y hasta en una biblioteca.

6

Recursos didácticos:

  • Geografía: ¿dónde está República Dominicana? Enseñar en mapa, a ser posible. ¿Qué clima tienen allí? ¿Qué flores son esas que hay en el patio del colegio? ¿Por qué no tienen libros en su biblioteca?

  • Conocimiento: explicarle al niño razones diversas de la emigración.

  • Empatía: ¿le gustaría al niño cambiarse de escuela? ¿Le daría miedo? ¿Ayuda él en su cole a los niños nuevos?

  • Comprensión: ¿por qué le gusta leer a Yaniris?

  • Empatía: ¿le gusta al niño que en su biblioteca haya libros? ¿Se imagina cómo sería si no hubiera ninguno, si no hubiera libros, ni internet, ni se pudiera estudiar?

  • Conocimiento interno del niño: ¿por qué le gusta leer a él?

Edades: a partir de 5 años (mi hijo tiene 3 y lo escuchó encantado).

Anuncios

Un comentario en “Un libro no se gasta por leerlo: “Lleva un libro en la maleta”:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s