Trasladémonos a 1962:”Un canguro por Navidad”

1-jpg

Título: Un canguro por Navidad

Título original: Kangaroo for Christmas.

Traducción: Susana Collazo Rodríguez.

Autor del texto e ilustraciones: James Flora

Editorial: Lata de sal. Colección Vintage.

Precio: 15€.

Resumen: el día antes de Navidad, la niña Catalina recibe en el porche de su casa (una preciosa casa de madera estadounidense) un paquete enorme, de parte de su tío el australiano.

Dentro hay una canguro, a la que Catalina decide llamar “Adelaida”, abrigarla y, encaramada a su lomo, ir a ver a su abuela.

Pero al salir, los ladridos de un perro asustan a la canguro, que empieza a saltar sin control.

2

Primero pasan por una calle llena de coches, con guardia de tráfico incluido.

Después, por una casa particular (señor en la bañera de patas, señora poniendo la mesa); por tienda de ultramarinos (impagable Catalina con un pepinillo en la boca); por panadería (rosquillas para Adelaida); por juguetería (patines); se llegan a subir hasta encima de los cables del teléfono, oyendo todas las conversaciones de la ciudad; y paran, por fin, en casa de la abuela, no sin antes haberse manchado la canguro sus enormes pies de caramelo.

La colocan encima del coche de la abuela, para regresar a casa, pero también se asusta, salta, y con ella salta el coche (sus pies van pegados)… hasta por encima de los edificios.

Por fin, en casa, la cangurita duerme, con sus pies en alto, agotados… menos mal que Papá Noel le regala esa noche unos zapatos y hojas de abedul.

Y a Catalina, un saltador.

4

Opinión Personal: uno de esos cuentos en los que el texto y la acción están supeditados a las imágenes. Realmente se trata de una sucesión de escenas, todas preciosas (el autor fue unos de los primeros creadores de las portadas de los discos en los años cuarenta), como cuadros costumbristas de un precioso pueblo de una preciosa época: la carretera, la casa particular, la tienda de ultramarinos, la panadería, la juguetería… todas ellas cubiertas de topos, como si fuera un estampado, imitando los copos de nieves. Además, se alterna una ilustración de color con otra en blanco y negro, lo que le da más encanto, si cabe, a la obra.

Es un libro bonito, lleno de multitud de detalles ilustrativos, que dan mucho juego a la hora de leer, máxime si se hace en voz alta y se imitan los sonidos onomatopéyicos de todo lo que sucede. Un poco largo, quizás, porque la acción, siempre la misma, se alarga demasiado. Pero si lo tomamos como lo que es: escena preciosa tras escena, no nos quedaremos decepcionados.

Además, es un buen modo de comparar la sociedad de antaño (la sociedad estadounidense, de todos modos, bastante diferente a la nuestra) con la actual. Probablemente nuestros hijos no sepan lo que es una tienda de ultramarinos; le llamen la atención los coches que aparecen dibujados, la ropa de la niña, etcétera.

El final, además, es redondo (aunque el canguro acabe dormidito y sea Nochebuena, no es un libro que recomiende para dormir porque tanta peripecia deja al niño lector muy, muy excitado), y trae la sorpresa del saltador que recibe de regalo Catalina, algo que nos transportará a todos a otras épocas.

5

Recursos didácticos:

  • Conocimientos: ¿Qué es un canguro? ¿Por qué salta?
  • Comprensión: ¿Por qué salta sin ton ni son el canguro? ¿Por qué Catalina no le consigue parar?
  • Memoria: ¿en qué establecimientos entra el canguro? Enumeración.
  • Atención: ¿qué les pasa cada vez que irrumpen en un sitio? Enumerar (en la casa particular acaban con el pelo lleno de salsa; en la tienda de ultramarinos, con la boca llena; en la panadería un montón de rosquillas en la cola; en casa de la abuela, patas llenas de caramelo).
  • Conocimientos: ¿sabe el niño lo que es un saltador? Hablarles de la época en la que se puso de moda.

6

  • ¿Qué significa el término vintage? Comparar la ciudad (la sociedad, el pueblo) con la actualidad. ¿Qué le llama la atención al niño respecto a la actualidad?
  • Ojo: en la parte en la que Catalina le dice a Adelaida “debes ir más despacio y comportarte como una señorita”, explicarle al niño que el cuento es de 1962 y eso antes era importante, pero que ahora se sabe que no hay diferencias entre los sexos. Remarcar eso.
  • Ilustraciones (son preciosas): ¿Qué es lo que más le gusta al niño y por qué? ¿Se ha fijado que siempre hay una en color, y la siguiente en blanco y negro? ¿Tiene muchos detalles? ¿Qué le gusta más? ¿Los círculos perfectos que cruzan todas las ilustraciones le gustan?

Edades: a partir de 4 años.

7

 

8

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s