¿Quién compra un rinoceronte?

1

Título: ¿Quién compra un rinoceronte?

Título original: Who wants a cheap Rhinoceros?

Traducción: Miguel Azaola.

Autor del texto e ilustraciones: Shel Silverstein.

Editorial: Kalandraka.

Precio: 14€.

Resumen: unos niños compran a un rinoceronte como mascota. El libro nos cuenta, en verso, todos los usos que le dan a ese animal. No sólo las ventajas (perchero, lámpara, rascador de espalda, confortable sillón) sino también los inconvenientes (rompe la cama; o tus piernas si se pone encima).2

Empezando por las ventajas obvias de tener tan grande animal, pasando por las más originales y ocurrentes (impagable el niño pidiéndole a su padre más paga semanal, y el rinoceronte detrás con cara de matón), como la del animal agachado ayudando a la inocente abuelita a hacer rosquillas; terminando por las más gamberras: escondiéndose en la arena, o en el agua haciéndose pasar por un tiburón.

Opinión Personal: realmente el libro debería llamarse “Para qué sirve un rinoceronte”, no quien lo compraría, puesto que el despliegue es tal que parece un catálogo de funciones del animal.

3

Cuento sencillo, sin colorear, de 1964 nada menos, que ha sido reeditado por la editorial, supone un juego de imaginación e inventiva divertido, plagado de ocurrencias divertidas (y surrealistas) sobre los usos que le podemos dar a un rinoceronte, acompañado de un verso gamberro y gracioso que hace reír a los niños (mi hijo no paraba de carcajearse).

El verso ayuda a hilar la historia, y tiene la ventaja de ser bastante larga, llena de ilustraciones (ocurrencias), logrando que los pequeños presten atención a algo de mayor tamaño a lo habitual.

Las ilustraciones sin color, sencillas, hacen que centremos toda la atención en el protagonista del álbum, el rinoceronte (barato según la versión original, única explicación de porqué se compraría algo así).

4

Recursos didácticos:

  • Memoria: enumerar con el niño (con el libro cerrado) para qué servía un rinoceronte.
  • Observación: ¿para qué más cosas puede valer un rinoceronte? ¿Se le ocurre al niño?
  • Potenciar imaginación: sigamos con el juego… pero imaginemos que es un cocodrilo. O un elefante. ¿Para que serviría una jirafa, por ejemplo?
  • Juego: podemos comparar una jirafa con un rinoceronte, y ver si valdrían para las mismas cosas (para hacer de tiburón no, por ejemplo), o qué cosas nuevas aportaría la jirafa.
  • Conocimiento interno del niño: ¿a él le gustaría tener un rinoceronte como mascota? ¿Y una mascota más “clásica”?

Edades: 3 a 6 años, o más.

5

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s