Abismo existencial: “No puedo dormir”

nopuedodormir

Título: No puedo dormir

Traducido del noruego por Enrique Bernárdez.

Autor del texto: Stein Erik Lunde.

Autor de las ilustraciones: Oyvind Torseter.

Editorial: Bárbara Fiore Editora

Precio: 16€.

Resumen: Una casa, en el campo. Afuera, el campo nevado. Es un sitio con frío.

El niño se ha ido a la cama, hace rato. Su padre se ha quedado solo, en el salón, al lado del calor de la chimenea. Sin hacer nada.

La puerta de la habitación está entornada, uniendo a ese padre y a ese hijo.

El niño no puede dormir, sale al salón, y se acurruca en brazos de su padre, que no le aparta, sino que le abraza y contiene.

nopuedodormir2

Hablan de lo que van a hacer al día siguiente (algo tan común cuando uno no puede dormir), y el niño está muy preocupado con “los pájaros rojos”: le recuerda al padre que hay que alimentarlos, que se van a quedar sin comida por culpa del zorro (el zorro, ese dibujo constante que va atravesando, rojizo, todas las ilustraciones).

El niño recuerda que la abuela le dijo, una vez, que esos pájaros rojos son personas muertas.

El padre y el niño salen, a la nieve.

El niño le pregunta a papá si mamá duerme. “Sí, para siempre”.

Dan un paseo, abrazados, protegiéndose en el miedo. Pasa una estrella fugaz. Cada uno pide un deseo.

nopuedodormir3

Ese padre y ese niño se miran. Se vierten uno en la mirada del otro

Regresan a casa. Al fuego.

“No puedo dormir.

-Todo irá bien- dice papá.

– ¿Seguro?

– Segurísimo.”

Opinión Personal: la buena literatura es aquella que, para contar un sentimiento, cuenta una historia “por encima”. La que intuye, vislumbra, deduce… no la explicativa. La que deja pistas, no un resultado.

Este cuento es un ejemplo de gran literatura. Nos relata unas horas en la vida de una familia compuesta por un hijo y un padre; el hijo no puede dormir y da la impresión (pistas, deducción) de que el padre lleva mucho tiempo sin hacerlo. Algo ha pasado, algo les impide dormir.

Hablan de unos pájaros… para no hablar de lo que realmente ha pasado.

La conversación nocturna sobre lo que van a hacer al día siguiente es lo que les une. El niño busca consuelo en su padre. Pero el padre también en el hijo (le abraza, le cuelga en la espalda, le mira). Se necesitan.

Esa puerta abierta que se deja entre las habitaciones es para los dos.

“Todo irá bien. Segurísimo”.

nopuedodormir5

Fuera de esto, ¿es literatura para niños? ¿Es demasiado lírico, demasiado abstracto?

Mi hijo no lo ha entendido sin explicación, pero cuando se lo he explicado sí lo ha entendido. Además, a él ya le había llamado la atención la falta de la madre.

Es decir, que con explicación puede que lo entiendan. Y los que están pasando por eso: una casa en la que falta la madre, una casa en lo que sólo hay dos, padre e hijo, lo entenderán sin explicación.

Porque “No puedo dormir” no cuenta nada, pero lo cuenta todo. Cuenta el lazo indisoluble y fuerte que se crea entre los familiares a los que le falta una persona esencial. La relación de ese padre y ese hijo, las fórmulas a las que recurre el padre para “sobrevivir” (salir a la calle, dar de comer a los pájaros) son propias de ellas, nada más. Pero cualquiera que haya pasado por lo mismo lo entenderá. Cuenta el vacío que nos sobreviene por la noche, el abismo de la existencia que nos agarrota el alma, que nos asusta (pero que solemos olvidar a la mañana siguiente).

Además, las ilustraciones son tan magníficas y originales que al niño le llamarán la atención, y se quedará atrapado por ellas, como hizo mi hijo. Recordemos que un álbum ilustrado tiene tanta importancia el texto como el dibujo, y de hecho este último es el que consigue que los niños (que no saben leer) se acerquen al primero.

El autor de las ilustraciones (el mismo que “Agujero”, una propuesta gamberra y original también publicada en Barbara Fiore) ha optado por combinar ilustración con fotografía de escenarios en 3D, una suerte de papiroflexia extraña que da un sentido onírico a todo el cuento (y es lo genial, que tanto el texto como la ilustración navegan en el limbo, en la difusa imagen de los sueños despiertos).

Un cuento para tener en casa, para acariciar. Para dejar que te apretuje un poco el corazón.

nopuedodormir4

Recursos didácticos:

  • Comprensión: ¿por qué no puede dormir el niño? ¿El padre tampoco puede dormir?
  • Comprensión: ¿qué ocurre con los pájaros? ¿Por qué son tan importantes para el niño?
  • Conocimiento interno del niño: ¿le ha pasado alguna vez no poder dormir y no saber la razón? ¿O por estar preocupado?
  • ¿Por qué cree el niño que todo nos parece más terrible de noche?
  • Arte: señalarle las ilustraciones, la mezcla de fotografía, dibujo y 3D.
  • ¿Sabe el niño lo que es el origami o papiroflexia?

Edades: a partir de 4 años (llevando al niño de la mano en su lectura).

nopuedodormir6

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s