Celos: “El cambalache”

elcambalache

Título: El cambalache.

Traducción: María Francisca Mayobre

Autora del texto: Jan Ormerod.

Autor de las ilustraciones: Andrew Joyner.

Editorial: Ediciones Ekaré.

Precio: 13€.

Resumen: Mamá Cocodrilo está encantada con su bebé cocodrilo, y así se lo hace saber a su hija mayor Carolina mientras salen de la tienda de sombreros. “Es precioso: es verde como una oruga y sus ojos son amarillos como la yema de huevo”.

Y Carolina está celosa.

Al llegar a casa, la mamá cocodrilo cambia al bebé, le da de comer (Carolina come sola y ayuda, ya es niña mayor), y admira su hocico.

Carolina se da cuenta de que el bebé babea. Y que ella está muy celosa.

Mamá cocodrilo achucha y besa al bebé, mientras Carolina les mira con ojos entrecerrados y se percata que el bebé “ocupa TODO el regazo de su madre” (están en el salón y en la pared se pueden ver fotos de la familia: Carolina sola, feliz; Carolina con su madre con el huevo, algo menos feliz; Carolina al lado de su hermanito, con cara de pocos amigos).

Al día siguiente la mamá va a cambiar el sombrero y deja fuera a los niños, encomendando a Carolina el cuidado del hermanito.

Y como Carolina tiene enfrente una tienda de bebés, pues va a cambiarlo.

elcambalache3

Primero coge un bebé panda (“tiene los ojos amarillos, le gustará a mi madre”), pero cuando éste se pone a comer la mesa de bambú de una cafetería, lo regresa a la tienda.

Luego coge un bebé elefante (“la trompa puede parecer un hocico, a mi mamá le gustan los hocicos”), pero cuando éste rompe la fuente del parque con su peso, también lo devuelve.

Luego elige a dos gemelos tigres (“por sus garras afiladas”), pero tras el estruendo que montan en la juguetería no se quiere quedar con ellos.

El vendedor le ofrece un bebé jirafa (“no sirve, no tiene escamas”) y un bebé cerdo (“no es verde”), así que al final el bebé que está más a la medida de Carolina es… su hermanito. Además, le ha salido un diente (y se abrazan).

Una vez con su madre, ésta se pone muy contenta de ver lo bien que ha cuidado Carolina al bebé, y le encanta que se parezca a ella.

Y le da un beso.

Opinión personal: compré el cuento por internet, creyendo que iba a ser en exclusiva de la ilustradora Jan Ormerod (la autora de Sunshine, Good Night), y me extrañó encontrarme con ilustraciones tan diferentes hasta que me percaté que no eran de ella. Jan Ormerod falleció poco después de la publicación de “El cambalache” (debía de estar muy malita cuando lo concibió).

Pero la sensibilidad de la autora está por todo el cuento (que, por otra parte, tiene unas preciosas y divertidas ilustraciones a cargo de Andrew Joyner). Los celos de Carolina son tratados de un modo realista pero humorístico (quizás la ilustración del salón, con las fotos de la evolución de Carolina, sean el mejor resumen de la vida de un hermano mayor); la historia es repetitiva (primero el panda, luego el elefante, luego los tigres); se hace alusión a algo que se mencionó (los ojos amarillos, la piel escamosa, el hocico), y acaba de un modo redondo (y feliz, importante para los niños).

elcambalache2

Los dibujos tienen muchísimos detalles, puesto que viven en una ciudad de animales. En la primera ilustración se ven muchos animales conviviendo felices (un koala que conduce; una familia de gorilas) y luego les volveremos a ver en diferentes escenas, cosa que encanta al niño.

Explica con mucha sensibilidad y acierto lo que supone tener un hermanito. Todos nos sentimos identificados con Carolina. Y también con la mamá, porque realmente el hermanito… es adorable.

Recursos didácticos:

  • Empatía: ¿qué le ocurre a Carolina? ¿Por qué parece enfadada?
  • Observación: fijarnos y enumerar los animales de la primera ilustración, describir qué están haciendo.
  • Memoria: señalar cuándo vuelven a aparecer esos animales.
  • Conocimiento de animales. ¿por qué come la mesa el panda? (porque se alimenta de bambú); ¿por qué el elefante rompe la fuente? (por su peso); ¿son malos los bebés tigres? (no, son juguetones).
  • Descripción: ¿cómo describe la mamá cocodrilo al cocodrilo?
  • Comprensión. ¿por qué babeaba el bebé? ¿Carolina lo cambia porque babea… o porque está celosa?
  • Memoria: ¿se acuerda el niño de cómo describía la mamá al bebé?
  • Vocabulario: cambalache, ¿qué significa?
  • Idioma: decir los animales en inglés (o cualquier otro idioma).

Edades: de 2 a 7 años.

elcambalache4

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Celos: “El cambalache”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s