Paseo por la nostalgia: Enyd Blyton

enydblytonmujeresenlahistoria

Con la reedición a través de RBA, por entregas, de “Las Aventuras de los Cinco”, la escritora infantil más prolífica de toda la historia vuelve a estar en la palestra.

Enyd Bliton escribió 762 novelas infantiles, lo que según la Wikipedia vienen a ser 16 al año. Sus detractores señalarán que, con su calidad literaria (baja), tal gesta era fácil. Pero no le quitemos mérito a Enyd. Escribir, aunque sea mal, es difícil. No le neguemos su capacidad de trabajo y sobre todo el mérito de haber introducido el gusto de leer a tantos niños.

Yo leía a Enyd Blyton. No todo (bueno, todo es imposible, entendedme): Las Aventuras de los Cinco (quizás la colección más popular de la escritora, recuerdo hasta una serie de televisión en mi infancia), que tenía mi hermano mayor, no acababan de gustarme. Una niña cursi, otra que desea ser un niño, dos hermanos mayores que trataban bien a su hermana pequeña (para mí eso era ciencia-ficción)… nada de eso me atraía. Me leí alguno pero saltándome páginas, aburrida.

los-cinco

“Aventuras de los siete secretos”, otra de las colecciones de Enyd, me gustaba más. Creo recordar que era más infantil. Las ilustraciones, de Tony Ross, eran muy bonitas, y el mayor número de personajes lo hacían ameno.

Como a todos los lectores de Enyd, me atraían a partes iguales los misterios (absurdos, por cierto) y la interacción de los personajes. ¡Estaban obsesionados con las meriendas! En la vida real la merienda ocupaba un asunto mínimo en mi vida: te la bajaban al parque o te la entregaban al salir de clase, y la tomabas rápido para no dejar de jugar. Los “siete secretos” (gran nombre), en cambio, se relamían, figuradamente y no, con el pastel de jengibre, los emparedados y demás “delicias” que a nosotros nos sonaban a chino. ¡Pobre niños ingleses! Un par de veranos me tuve que pasar yo en Las Bretañas para entender que lo que tenían esos investigadores era hambre…

Pero Enyd Blyton era más que una escritora de misterios. Las sagas de los internados fueron muy populares entre las chicas. Yo recuerdo varias:

  • La saga de Torres de Malory: era el nombre del internado. En ella, la protagonista principal es Darrell Rivers, niña de mal genio que en el internado se vuelve “buena” (fijaos en el mensaje subliminal que nos quería meter la buena de Enyd, que a pesar de tener dos hijas y dedicarse al público joven todas las biografías la describen como una “bruja”).
  • La traviesa Elizabet: sólo tres libros. Elizabeth, la prota, es mala malísima y va a un internado y se hace “buena”. Sí, nos suena el argumento. Novedad: es un internado mixto.
  • Las mellizas O`Sullivan en el colegio Santa Clara: dos protas. También muy malhumoradas, también internas, y también buenas (al final).

Todos los libros siguen el mismo esquema: en los primeros de la saga son las protagonistas las que se vuelven (después de alguna peripecia moralizante) “buenas”; en los siguientes, cada año entran un par de alumnos en los colegios, hay dos o tres malos que se acaban, como no, volviendo “buenos”.

elizabeth

Como eran libros caretes (y de dudosa calidad literaria) mi madre no era muy amiga de comprármelos, así que sólo tenía un par, y completaba con mis amigas, mi querida prima y, por supuesto, la biblioteca. Grandes, las bibliotecas. Gracias a ellas me pude acabar yo estas sagas.

Pero al no haberlas releído (y ningún ejemplar ha aguantado en mi casa, puesto que a partir de los doce años deseché todas estas colecciones y no tuve interés en guardarlas) las aventuras de los internados se me confunden en la memoria. Equivoco un internado con otro, una niña con la de otra saga, un castigo con el de al lado.

Sólo me ha quedado grabado que en el colegio de Elizabeth, el mixto, también conocido como Whyteleafe, los niños repartían todo su dinero (o sea, el que le habían entregado sus padres) al consejo escolar (compuesto por otros niños) y éstos lo repartían entre el alumnado PARA QUE TODOS TUVIESEN LO MISMO  (a mí me parecía una práctica injustísima, fíjate tú… y realmente es el único rasgo “social” que le recuerdo a la autora).

sietesecretos

Enyd Blyton también escribió obras “de fantasía”: duendes, elfos, hadas… cosas así. Sólo recuerdo haber leído uno de estos ejemplares (pero supongo que entre 762 de la autora, es probable que tuviera más de cien).

Después de este repaso, ya nos acordamos todos de quién era Enyd Blyton (o Mary Pollock, su nombre de casada y con el que firmó varias obras).

La escritora ha sido acusada “de racismo”. La reedición de Los Cinco, además, ha sido llevada a cabo después de cierta poda: se han intentado eliminar sus expresiones más machistas, se han modificado partes para que no sea sólo Ana, la niña, la que haga las tareas domésticas… (muchos acusan a esto de censura pero la verdad que en las ediciones infantiles se hacen este tipo de revisiones constantemente).

¿Es bueno, entonces, “dejar” que nuestros hijos lean este tipo de novelas? Teniendo en cuenta que carecen de calidad literaria, de profundidad de caracteres, y que el mensaje subliminal es tan criticable… ¿Por qué se reeditan, por qué las compramos, por qué las leemos? ¿Deberíamos?

Yo digo que sí. Siempre es bueno leer, siempre, aunque sea “mala” literatura. Enyd Blyton hace que lean muchos niños que no leen nada. Y los muy lectores, como era yo, también la leen.

El niño es listo, sabe lo que hay y lo que no. Yo siempre fui consciente de las majaderías que soltaba Enyd Blyton en sus obras. Eran obras antiguas, ya para mí (las leí en los años 80), y achacaba su machismo (del que siempre, siempre, siempre, me percaté) a “otros tiempos”.

mellizas

También era racista, sí, o al menos estaba llena de prejuicios… de eso me enteré menos, quizás porque mi época también lo era (afortunadamente la poda ha ido por ahí).

De todo esto se desprende que si el niño tiene una buena educación moral (yo la tenía en lo referente al machismo, a lo otro tuve que esperar) este tipo de cosas no le afectará. Si lee esto y lee, de paso, obras mejores, también comparará. Y de eso se trata. De la capacidad de elección. Que no por leer Torres de Mallory te vas a volver estúpida, así como no por ver “Viernes 13” te entran ganas de asesinar.

Así que animo a leer a Enyd Blyton a quien le guste, a quien se entretenga, para quien sea una evasión. Porque en literatura todo, menos aburrir, está permitido.

firmaenydblyton

(Imágenes de Mujeres en la Historia y Editorial Juventud)

Anuncios

Un comentario en “Paseo por la nostalgia: Enyd Blyton

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s