Cuentos en verso para niños perversos

perverso

Título: Cuentos en verso para niños perversos.

Título original: Revolting Rhymes.

Traducción: Miguel Azaola.

Autor del texto: Roald Dahl.

Autor de las ilustraciones: Quentin Blake.

Editorial: Alfaguara.

Precio: 13€

Resumen: estos cuentos están en verso. ¿Y por qué son para niños perversos? Pues porque son los clásicos (Cenicienta; Blancanieves; Las habichuelas Mágicas; Rizitos de oro; Caperucita; Los tres cerditos) a los que nuestro Roald Dahl les ha dado la vuelta de una manera maquiavélica.

Así, nos encontramos con una Caperucita que le encantan las pellizas de piel, y no sólo de lobo (tremendo el crossover con los Tres Cerditos); un pequeño osito que se toma la justicia por su mano con Ricitos; una Blancanieves jefa de una banda de enanos apostadores; una Cenicienta que huye espantada del obsesivo príncipe y prefiere llevar una vida normal y tranquila.

Opinión personal: realmente son tan perversos que es difícil no reír leyéndolos. La Cenicienta (por su feminismo) y Los Tres Cerditos (por la gamberra sorpresa final) están entre mis favoritos.

Como fueron escritos en inglés en verso y se ha querido mantener el verso en el castellano (menuda labor la de traducción) tiene alguna parte farragosa, y hay cuentos mejores que otros. De todos modos el verso engancha y hace que se continúe con la narración.

Hay mucho vocabulario nuevo, extenso, rico… una prueba de que a los niños se les puede leer muchas cosas, más de las que pensamos.

A quien considere este tipo de relatos como “demasiado cruel” les remitiré a las versiones originales de los clásicos, más horripilantes todavía (¿o unos padres que abandonan a Hansel y Gretel en el bosque no nos extrañan?); y no ha ocurrido nada.

perverso2

La diferente versión de estos relatos abren la mente del niño, para que se acostumbre a pensar en la otra opción que esconden las cosas

¿Había dicho ya que las ilustraciones están a cargo de Quentin Blake? Pues eso. Nada más que añadir.

Recursos didácticos:

  • Vocabulario: chilena, pestífera, pillastre, artero, parlanchín, pelliza.
  • Acostumbrarse a leer algo más complicado: oraciones largas, verbos y sujetos “descolocados”.
  • Imaginación: si a Roald Dahl se le ocurrieron estas diferencias, ¿cuáles se le ocurren al niño? Intentar estimularle.

Edades: a partir de 7 años (pero el de Caperucita y el de los Tres Cerditos, por tener menos vocabulario extraño, se pueden leer ya a los 3 años. Comprobado).

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Cuentos en verso para niños perversos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s