Manualidades y lectura.

manualidad1

Inauguramos este espacio de Fomento de la Lectura (en el que repasaremos artes relacionadas con la lectura que, combinadas con ella, logran momentos gloriosos) hablando de las Manualidades.

Es curioso: para mí es más bien al contrario. Yo no necesito fomentar en mí o en mis hijos el amor por la lectura… pero sí necesito fomentar(me) una mejor relación con el arte plástico. A mí me ha ocurrido lo contrario: vengo de una casa muy lectora a la que se le dio poco importancia a las manualidades. Y la cuestión es que son importantes (favorecen la concentración, se practica la destreza, que da mucha seguridad al niño).

Así, yo utilizo la lectura para acercarme a las manualidades y para que mis hijos no sean tan poco diestros como yo (que lo soy, pero además creo que me lastra una larga falta de práctica).

Y como tal, veo que funciona al revés: que las manualidades sirven para acercar la lectura a niños que, a priori, puedan parecer menos interesados en ella.

Vayamos con ejemplos.

Por un lado, cojamos el libro “El Monstruo de Colores”. Como yo he sacado las ideas del blog Tiempo a Gusto (mami bloguera también, y ha probado primero en sus hijos) es de justicia que os pase el link: pinchar aquí . Tiempoagusto lo acompaña de un vídeo muy ameno y además, su actividad dura hora y media.

Yo adapté lo que sugiere Tiempoagusto (porque no tenía cartón en casa y no encontré el pegamento en ese momento), así que lo que hice fue un poco diferente.

Lo primero, lectura de “El monstruo de colores”.

Luego dibujé varias veces al Monstruo (es facilísimo de copiar), y mi hijo lo fue coloreando según le apeteció (estaba liado, estaba enfadado…). También se puede dibujar al Monstruo pero cambiarle la expresión (sonrisa; lágrimas; boca abierta de enfado; boca pequeña de miedo…) a ver si el niño elige el color adecuado para pintarlo.

manualidad4

Después cogimos hojas de colores (en Tiger hay cuadernos de folios de colores a 2€) y las cortó en pedacitos pequeños. La manualidad, básicamente, era para repasar el recortar con tijeras. A los niños les gusta mucho, a los 2 años ya se puede intentar que lo hagan, y de todos modos con 3 años en el cole les van a enseñar.

Habíamos dibujado previamente las botellas, y ahí fue colocando los colores (sin pegar, debido a la falta de pegamento… aunque luego nos vino bien, al poder reutilizar y jugar más rato).

Los pedacitos de colores estaban previamente en montoncitos, fuera de la hoja, así que para practicar el inglés le fui diciendo “take the black” (para que cogiera el negro, por ejemplo), y “put here” (señalándole una botella en concreto). Es una manera de introducir otro idioma en la manualidad.

manualidad2

Se puede dar la vuelta: decirle “ésta es la botella del enfado, ¿qué color hay que poner?”. Cuando lo ponga, repetir el color en otro idioma.

Para introducir números, encima de cada bote podemos dibujar la grafía de un número: el 6, 7, 8… Que el niño coja el número de pedacitos de papel correspondiente y que vaya colocándolos mientras los cuenta en voz alta, en inglés.

Bueno, hay múltiples variantes.

Lo de las manualidades y los cuentos no es nuevo. En el colegio del hijo de mi amiga Patricia, el  C.P. Villafría de Otero (Oviedo), en tercero de infantil, leen un cuento y hacen marionetas a partir de ese cuento, y el niño se lleva las marionetas a casa y les repite el cuento a sus padres. Es un modo de tenerlos entretenidos en el colegio, de que adquieran destrezas, de que recuerden el cuento con cariño y, lo que es más importante, que lo representen y repitan a sus padres (es decir, que el niño mismo relate el cuento, no sólo sea instrumento pasivo).

manualidadesycuentos

Utilizar las manualidades con los cuentos no se puede hacer a muy temprana edad. Recomiendo 3 años (2 si el niño es especialmente habilidoso y curioso con ese tipo de cosas; antes no porque la imposibilidad de hacer muchas cosas les puede frustrar).

Con 3 años, además, atienden de un modo más autónomo a la lectura de un cuento. En un taller que impartió Ana Matrán en la librería Punto de Cuento (c/González Besada, Oviedo), les leyó el cuento navideño “Cuando a Matías le entraron ganas de hacer pis en la noche de Reyes”, para posteriormente confeccionar con los niños un árbol de navidad de cartón. Los niños atendieron a la lectura absortos (la noche de Reyes es un asunto muy serio) y se divirtieron mucho en el taller posterior.

Así, pues, la lectura es vehículo para muchas cosas. Mi amiga Marta Lobato utilizó el cuento “El monstruo de colores” para fomentar la empatía en sus hijos, haciendo “un panel con materiales reciclados dónde aparece el monstruo con sus diferentes colores, cada imán es un peque y ellos lo colocan en la casilla que corresponde al sentimiento que tienen en ese momento. Para trabajar la empatía, en ocasiones les toca mover el de su otro hermano, para intentar comprender como se siente y cómo ha llegado a esa situación”.

monstruocoloresmarta

Hay multitud de ejemplos para fomentar la lectura. Iremos desgranándolos todos en más entradas.

Anuncios

4 comentarios en “Manualidades y lectura.

  1. Patricia dijo:

    No sólo en tercero de infantil. Ya en primero hacian las marionetas, y los mandaban el cuento escrito a ordenador, nosotros se lo leemos y ellos lo interpretan. Yo tengo dos archivadores llenos. Esta muy bien y a ellos les encanta

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s